La historia de la familia rotaria en la república de Panamá, nace en 1919 con la fundación del Club Rotario de Panamá.
Este club decide fundar, a mediados de los 70, el primer Club Interact en la República de Panamá.  Se llamó Club Interact El Carmen y fue un club pujante y activo desde su fundación y llegó a realizar actividades de gran magnitud.
El 17 de marzo de 1977 se funda El Club Rotaract de Panamá. Su primer presidente fue Francisco Ameglio. Este grupo estuvo inicialmente formado por hijos de los socios y de sus amigos hasta llegar a tener una membresía activa que se dio a conocer inmediatamente tanto en la sociedad panameña como en el distrito 424.

El Club Rotaract de Panamá siempre se ha caracterizado por tener en sus filas a jóvenes extremadamente activos e inquietos por el bienestar de la comunidad de Panamá.
La falta de una democracia a principios de los 80 llevó a este grupo de jóvenes inquietos a involucrarse en la política de nuestro país y lamentablemente el club se dio al abandono y quedó sin membresía.
En 1987 el Club Rotario de Panamá decide activar nuevamente El Club Rotaract de Panamá dejando la responsabilidad al rotario Fred Vigil quien busca la asesoría de la joven Maité Alvarez, socia activa en ese entonces del Club Rotaract Panamá Nordeste. El señor Vigil hace un primer intento de reunir a un grupo de jóvenes donde asistieron solo dos personas. En un segundo intento hubo un nutrido grupo de jóvenes entusiastas que quedaron motivados y formaron así el grupo que reactivó al Club Rotaract de Panamá, en abril de 1987.

El club forma parte activa del comité organizador de la XIV conferencia del distrito 424 para 1988. Trabajando arduamente para el concierto de Giordano y Euforia 88, noche de diseñadores panameños, y junto a los clubes Rotaract Panamá Nordeste y Panamá Oeste ayudan a la reactivación del club Rotaract Panamá Sur.

A partir de la conferencia de 1988 el club se consolida e inicia una serie de actividades.
En 1991 el club toma la iniciativa de realizar giras médicas y decide contactar al instituto de recursos naturales renovables (INRENARE) a fin de indagar sobre nuestras comunidades marginadas y se escoge la comunidad de Frijolito.  Se les llevó una gira médica, odontológica y veterinaria, siendo la misma todo un éxito.

En 1993 el club decide adoptar la actividad de giras médicas como la actividad grande del año y emprende los contactos para la siguiente gira médica, siendo la comunidad de Ipeti (chocó) escogida para la misma.
En todos estos años el club Rotaract de Panamá se caracterizó por ser un club siempre dispuesto a ayudar al prójimo como los demás clubes Rotaracts.  Un club siempre transparente y dispuesto a dar sin esperar recibir nada cambio.  Como si el destino lo hubiera escrito, llega 1994 con el lema rotario “sé un amigo”.

En 1994 asume la presidencia José (Pepe) Townshend, quien antes de iniciar,  junto a todos los socios del club deciden que es tiempo de un relevo generacional y juntos deciden inyectarle al club sangre nueva.   Las filas de Rotaract de Panamá llegan a 35 socios.  Townshend, inicia con un cronograma cargado en actividades con la idea de motivar a los nuevos socios. Un año que coincidió con el 75 aniversario del Club Rotario de Panamá, quienes los invitaron a participar en sus actividades en el mes de noviembre,  mes de su aniversario.

De allí en adelante realizamos anualmente una Gira Médica. En 1995 y 1996 se hicieron nuevamente en Frijolito, en 1997 se hizo en Alfagía, en a1998 en Lagartera. A partir del año 1999 se empezaron a hacer las Giras de dos días con el fin de aumentar el alcance de las personas beneficiadas. En 1999 se hizo la gira en Los Valles de Cañazas, en el 2000 en El Copé de Olá, en los años 2001 y en el 2002 volvimos a los Valles de Cañazas por sus grandes necesidades. En el año 2003 por primera vez se hizo la gira médica en la provincia de Darién, en la Comunidad de Puerto Lara. En el año 2004 regresamos a Cañazas y en el año 2005 volvimos al Copé de Olá. Hemos logrado atender cerca de 2000 habitantes en un fin de semana. Esta actividad nos obliga a dar el 200% de nosotros mismos para lograr atender las grandes necesidades que encontramos a nuestro paso y mejorar cada año.

En el año 2002, donamos a 3 Comunidades de los Valles de Cañazas granjas de gallinas ponedoras, en un intento de dejar una contribución a largo plazo a una comunidad que hemos visitado tantas veces y en donde siempre nos han recibido con los brazos abiertos. Esta actividad, se convirtió en la semilla que floreció recientemente, cuando la Fundación Rotaria Internacional nos aprobó la primera Subvención Compartida en la historia de nuestro Club. Con un presupuesto de cerca de $33,000.00 planeamos instalar 5 granjas auto sustentables.

En el año 2002 además, tuvimos la oportunidad de celebrar los 25 años de fundación del Club en un ambiente de camaradería y gratos recuerdos entre socios de las diferentes generaciones de nuestro club, en donde día a día se forjan líderes.

Todos estos años de crecimiento y grandes experiencias nos han permitido ser un Club estable y en permanente crecimiento. Esto nos ha permitido organizar actividades cada vez de mayor magnitud en beneficio de la comunidad. Y lo más importante es que cada día escribimos nuevos capítulos, nuevas experiencias, nuevas actividades, porque el Club Rotaract de Panamá tiene mucho para dar y apenas esta empezando…